Entradas

Para que comentéis mañana en el café de la oficina

Nos engañamos casi siempre para sufrir menos. Para justificar situaciones que no somos capaces de mejorar. Para que la mierda nos deje disfrutar a ratos, para que la vida nos dé ciertos respiros, para imaginar que las cosas pueden ser bonitas, para soñar que un mundo mejor es posible, aunque sea una décima de segundo. Pero estos autoengaños y otras mentiras que regalamos a otros desde el cariño, son pequeñas joyas de la supervivencia. 
Sabes que estas mentiras no me preocupan, no hacen daño. Hoy alguien a quien quiero mucho, pero que trabaja dentro de las cloacas del poder, me ha enviado un twit de una noticia de The Economist donde el titular situaba a España en uno de los 20 países con democracias plenas.El dato pertenece a un informe que elabora anualmente este diario y que nos ubica en el puesto número 19 de los 167 estados de los que consta la lista. Y vale, normal que los gerifaltes de este país se lo crean, normal que justifiquen este dato y piensen: “coño, eso es que lo estam…

"La muerte escondida" o cuando canta el gallo rojo

Cuesta transmitir en un solo texto tantos sentimientos que revuelven el alma. Eso siempre lo consigue Ion Arretxe. “La Muerte escondida” lo hace. Deslealtad, rencor, soledad, dignidad, amor, humor, humillación, venganza… El escenario de tal orgía de emociones es el Valle de los caídos, un lugar que hoy, más que nunca, recobra actualidad, en la política, y hasta en el cine. Pero yo siento que es una excusa para dejar que el espectador reflexione sobre sus propios fantasmas, sobre sus bajos fondos, a veces difíciles de reconocer, sobre humillaciones y situaciones de indignidad no resueltas, de amores difíciles, equivocados y hasta imposibles, sobre momentos de explosión personal que aterrizan en un cóctel de emociones donde al final todo cuadra.
Esa es la catarsis a la que llega Mariana, una mujer madura que trabaja limpiando el lugar en el que está enterrado Franco. Necesita vengar la humillación que supuso para su abuelo, preso político del régimen, la construcción de este infame mo…

Hambre de dignidad en Catalunya

No es sencillo hablar de dignidad desde el trono privilegiado del mundo en el que vivimos. Tú dices siempre que la dignidad debe ser un higiénico, es lo que tenemos para no permitir, para no convertirnos en personajes desenfocados, como el protagonista de Woody Allen en “Desmontando a Harry”. Son muchos los motivos por los que se presenta esa dignidad. Algunos los conocemos, son públicos, otros no los podemos ni contar, pero ahí está, sigilosa, diciéndonos ¡basta ya!, no hay otra vía, aunque haya cadáveres por el camino. 
La dignidad casi siempre sale a trabajar con su amiga “la determinación”. Y así es como, la dignidad de una mano, y la determinación de la otra, te llevan a la absoluta decisión personal, (a veces colectiva), de que una situación no debe seguir, que no hay que aguantar más. Y no hay que confundir orgullo con dignidad. Ni cabreo con determinación. El proceso de convencimiento a veces es largo y generalmente difícil de reconocer. Otras, simplemente arranca desde dentro…

El 2D hemos fundado en Madrid un partido de sueños

Yo sí estuve el 2D en Madrid. Y tú también estuviste. Tú que no entiendes por qué nadie te preguntó. Tú que piensas en silencio que hace falta un nuevo discurso. Tú que has luchado tantos años por un cambio de pensamiento. Tú que por miedo nunca se atreviste a decir que una República es sinónimo de libertad, al menos de libertad para elegir. Tú que te cuestionas con impotencia un sistema heredado por ADN que mantiene en sus mazmorras un sistema judicial digno de otro siglo.
Quizá también estabas tú, que recuerdas las asambleas y manifestaciones prohibidas que aguantaron tus hijos hasta las tantas. Y tú que te dedicas a la música o al cine y crees que este modelo de estado nunca lo sabrá defender. Tú que acabas de cumplir 18 años y no puedes tener más ilusión en la cara cuando te preguntan sobre algo tan claro, más claro que si te preguntan por un partido. Tú que tienes hijos y sueñas que ellos sí podrán vivir en un lugar en el que los ciudadanos tengan algo que decir. Tú que sientes qu…

Este año voy a ejercer desobediencia civil con la Navidad

Confirmado. La Navidad la han inventado para echar más de menos a quien encuentras a faltar. De acuerdo, lo asumo, la vida es como la casa de Gran Hermano, la gente la va abandonando año tras año, y de esto te das cuenta más tarde que pronto. ¿Pero de verdad seguimos manteniendo como si nada semejante fiesta masoquista? Y da igual la edad, la cultura y hasta el partido político o el equipo de fútbol, estas fiestas democratizan sospechosamente a todo bicho viviente. Porque hasta los que están jodidos en un hospital, o los presos, o a los que la vida les muerde de verdad, tendrán que aguantarse y participar en esta pantomima de excesos.
Conoces mi República mejor que nadie y me viene mal que me metan en un “business plan” de felicidad de plástico. Yo decido. Así que este año voy a ejercer desobediencia civil con la Navidad. Me sabe mal por los niños, pero habría que repensar el tema de engañarlos con magias cada vez más complicadas de creer, en realidad casi siempre son ellos los que no…

Monarquía española: “Ni consola ni consolo”

La monarquía es como un mueble viejo que tienes en el salón, que siempre ha estado ahí, lo has heredado o te lo ha regalado tu suegra, o simplemente te da tanta pereza que piensas “total, si lleva aquí conmigo toda la vida, para qué lo voy a cambiar”. Puede parecerte un planteamiento infantil, pero llevo cuestionando esta institución durante dos semanas en los entornos más variopintos y prometo que todas las respuestas, pero todas, las podría haber dado una niña de 9 años. “Como si no tuviéramos ningún problema más gordo”, “Pero si es una monarquía moderna y constitucional”, o peor “Si no hace daño, y mira, nos salvó de un golpe de Estado”.

Sigo en modo parvulitos, y no me voy a meter en paradigmas históricos de cómo y por qué tenemos un rey, ni siquiera lo que supone que el Jefe de un Estado lo sea por ADN, o que con dos cojones Felipe V palito en el mensaje de Navidad del año pasado dijera desde su trono de hierro: “Que las ideas no distancien ni separen a las familias o a los amigos…

Los hipotecados son como los Lannister, siempre pagan sus deudas

Una vez hablamos sobre las cloacas del poder, y pensábamos que detrás debería haber cierta organización, corruptos sí, pero al menos con una inteligencia capaz de engañar a los pobres mortales. Creíamos que ellos con sus cabezas poderosas mantendrían ciertas composturas para justificar y ocultar la mierda bajo la alfombra de la ley. Pues ya ves que no. Los grandes señores del Supremo, sin despeinarse, no tienen vergüencita ni para escupirnos decisiones bochornosas en todo el morro. Total, los hipotecados son como los Lannister, siempre pagan sus deudas. Y más nos vale, porque si no pagamos acabamos desahuciados y si se nos ocurre recomendar al pescadero que saque el dinero y lo meta bajo el colchón, 25 años al trullo por rebelión.
Qué razón tenía Eduardo Galeano cuando decía que “la Justicia es como las serpientes, sólo muerde a aquellos que van descalzos. Porque claro, la banca española ganó los primeros seis meses de este año 8.600 millones de euros, dinero suficiente para comprar …

La memoria traicionera de mi abuela Manuela

Este fin de semana he releído un libro de Ion Arretxe, (“Parole Parole”), un precioso relato del que te he hablado alguna vez y que narra los recuerdos de su infancia en su pueblo, mi pueblo. Curiosa la memoria. Curioso lo que consigue y lo que destruye. Impresionante el poder de unos recuerdos para construir un castillo de felicidad o para destrozarte el corazón. Puedo confirmar que la memoria, esa que no está escrita en ningún archivo histórico, la que no es colectiva, esa que únicamente tiene nuestra cabeza como escenario, la nuestra, la tuya, la de cada uno, es tan traicionera como me decía mi abuela Manuela. Te ataca por todos los flancos, en cualquier momento, con todo su armamento nuclear. Y es arbitraria, un mismo recuerdo puede ser el mejor o el más perverso dependiendo de vete a saber qué variables.

La memoria a veces llega en forma de ternura, una ternura blanco oscuro que consigue agrandar las cosas y los momentos, los convierte en mágicos, en eternos, como las palabras. Se…

La ecuación del amor

Hay físicos que dedican su vida a teorizar sobre todo lo que parece que es pero no puede demostrarse. He aprendido que la Física es toda una filosofía alrededor de las interacciones del Universo. Por eso hoy quiero jugar a teorizar sobre la física del amor. De cómo interactúa el amor se sabe menos que de las partículas elementales, pero igual son ellas las que pueden darnos luz alguna vez sobre estas relaciones que nadie ha podido explicar. 
Una vez te hablé de la ecuación de Dirac. Su enamorada le pidió que le escribiera algo bonito y él le regaló la fórmula más bonita de toda la historia. Describe el fenómeno del entrelazamiento cuántico: “si dos sistemas interaccionan entre ellos durante cierto periodo de tiempo y luego se separan, podemos describirlos como dos sistemas distintos, pero de una forma sutil se vuelven un sistema único. Lo que le ocurre a uno sigue afectando al otro, incluso a distancia de kilómetros o años luz".
Si las ecuaciones matemáticas representan algunas de …

Enxaneta amunt!

Alguien dijo hace unos años que “los catalanes hacen cosas”. Esto sería una frase interesante si no fuera porque lo dijo el mismo hombre que ha levantado hace meses un bloqueo de libertades a este pueblo con un 155, ¡y solo por hacer cosas!. Hoy quiero hablarte de una de las cosas que hacen los catalanes que más me gusta. Esta mañana he participado en el levantamiento de un castell en el centro de Madrid. Aquí nadie sobra. Todos tienen un papel relevante. En las collas castelleras colaboran familiares, amigos, aficionados y hasta espontáneos que se unen y participan activamente. El concepto no puede ser más generoso y solidario.
Y es ahí abajo, desde la pinya, donde se ven todas esas cosas que hacen. Cada uno se sitúa en el lugar donde más puede aportar. Se trata de un gran trabajo en equipo. Ahí abajo se siente además un gran sentido de la responsabilidad, hacer un castell tiene riesgos importantes si fracasa, y no solo para los que suben, también para los que están en el suelo. El éx…

Machismo de "guante blanco"

Tengo que explicar a mi hija por qué saldremos a la calle este jueves. Será sencillo porque ella es la primera que tiene sus propias ideas y protestas. En mi caso he tenido que separarme para saber algunas cosas que no me pasarán nunca más. Para darme cuenta de que no solo yo, muchas mujeres pensantes, nada sospechosas de ser antimateria, no hemos dado los pasos adecuados. He dejado ganarme un terreno que me pertenecía, que siempre había sido mío y por el que yo he luchado siempre. Culpa mía. Por eso, que quede entre nosotros, pero cuando veo ahora todo lo que pasa con el acoso, y que haya sido la punta de lanza de esta neorrevolución, me preocupa que vuelvan a quedarse de lado los verdaderos problemas de las mujeres, al menos en esta parte del mundo.
El acoso es el daño más grave después de llevar siglos permitiendo otra cantidad de daños más sibilinos. Pero esto no sale. No sale nunca. No queremos sacarlo. Y aquí no vale hacer solo responsables a los machos candidatos a materia oscur…

El mundo es un queso gruyère

CERN y partículas sub-atómicas
Asunto complicado el de hoy. “Más allá del modelo estándar: en busca de lo desconocido”, vamos que si ves en seco una conferencia con este título en medio de la Gran Vía hasta te metes porque esperas que hablen de cualquier cosa menos de neutrinos. Pero yo sé que hoy hablarán de partículas elementales y del modelo de estudio tradicional, lo que vale hasta hoy y lo que queda por saber. Estoy contenta porque por primera vez la conferenciante es una mujer. Será discriminación positiva, pero la he escuchado con más pasión.
Voy a intentar resumir, como cuando era becaria de deportes y el corresponsal del París Dakar (un argentino), me cantaba una crónica de 10 páginas de word por teléfono y el redactor jefe me daba media columna, pobre Sanguinetti, menudos disgustos porteños se llevaba.
Pues sí, que la física de partículas estudia la parte más insignificante de la existencia: las partículas elementales que se encuentran dentro del átomo, cómo interactúan entre e…